de nuevo sobre el aprendiz de brujo

El libro de Stephen Emmott 10.000 millones arranca con las afirmaciones siguientes: “En la Tierra viven millones de especies. Sólo una la domina: nosotros.”

 

Bueno, es una confusión habitual, casi banal, pero esa banalidad no es óbice para que valga la pena detenerse un momento a refutarla. Nosotros interferimos masivamente en la Tierra, y dominamos algunos procesos, pero interferencia no significa control: estamos muy lejos de dominar siquiera las dinámicas sociales humanas. Y no digamos las dinámicas naturales…

 

La atinada caracterización marxista del capitalismo –microrracionalidad anudada a macroirracionalidad- puede parafrasearse en este caso: cierto nivel de control local y absoluto descontrol local.