«dejad hacer, dejad perecer»

La vetusta consigna del liberalismo económico debería, en la era de la crisis socioecológica global, ser actualizada: dejad hacer, dejad perecer.