el “aprendizaje de la decepción”

En una entrevista, el cineasta francés François Ozon señala que “la izquierda siempre decepciona porque sólo puede decepcionar. Está hecha de grandes ideales y esperanzas, cuando a veces hay que ser pragmático y aceptar la realidad. La derecha no decepciona porque hace el trabajo sucio…”[1] Necesitamos entonces un aprendizaje de la decepción, pero constructivo: uno que no nos convierta en cínicos, sino en realistas compasivos.

 

[1] Entrevista en El País Semanal, 7 de abril de 2019.