las mariposas del pánico y el monje budista

El climatólogo Peter Kalmus escribe: “Estoy auténticamente desesperado en esta fase de mi vida. Siento mariposas de pánico cada vez que todo el alcance del colapso climático se me mete en el cerebro”.[1] Una de sus interlocutoras le contesta:

“El enfoque de Thich Nhat Hanh, aceptar profundamente que lo peor podría suceder a pesar de todos los esfuerzos que hagamos, ayuda a lograr una paz profunda, incluso con el resultado más catastrófico que quepa imaginar. Me ha ayudado mucho desde que las cosas comenzaron a ir cuesta abajo después de la COP de 2009… Eso no significa que tiremos la toalla, o aceptemos todas las injusticias: pero han sucedido antes episodios de extinción masiva. Una vez pudo ser la evolución de la fotosíntesis, o un asteroide en otra ocasión. Ahora, quizás seamos nosotros. Y por otra parte… tal vez no, y así bailamos sobre la cabeza de ese alfiler con amor loco”.[2]

Sobre Thich Nhat Hanh (que murió el 22 de enero de este año) ha escrito estos días un buen texto breve Tim Jackson, donde leemos:

“En su libro El arte del poder (2008), Thich Nhat Hanh argumenta que lo que consideramos poder en la sociedad occidental es en realidad una forma de ansia: riqueza, propiedad, posesiones, estatus, comodidades, sexo. Y ansia por dominar a los demás en la búsqueda de estas cosas. Ser gobernado por nuestras ansias significa intensificar nuestro sufrimiento. Y ello no sólo para los excluidos del poder, sino incluso para quienes utilizan el poder económico o militar para satisfacer tales ansias. El sufrimiento sólo puede aliviarse, insistía, liberándonos del ansia. Fue ofreciendo a lo largo de su vida un conjunto preciso de instrucciones sobre cómo se podría lograr esta hazaña aparentemente imposible. El budismo comprometido es menos una religión que un manual de sugerencias prácticas sobre cómo vivir, trabajar, amar e incluso respirar de maneras que nos liberen del ansia. El poder no reside, como insiste el capitalismo, en la interminable estimulación de los deseos que buscan satisfacerse a través del dominio sobre los demás. Se encuentra en nuestra capacidad de no ser gobernados por nuestras ansias”.[3]

 

 

[1] https://twitter.com/ClimateHuman/status/1503950025524621313

[2] https://twitter.com/marialavis/status/1503983021468254210

[3] Tim Jackson, “The art of power”, 28 de enero de 2022; https://cusp.ac.uk/themes/m/blog-tj-art-of-power/