más y mejores hospitales públicos, más redes de solidaridad vecinal -pero no 5G

Creo que es un error contraponer, como alguna gente ha hecho estos días, la necesidad de fortalecer lo público-estatal y lo social-comunitario. Decenios de neoliberalismo han corroído ambas esferas, pero en la crisis actual necesitamos fortalecerlas ambas -no sólo una de ellas. Pues en lo que viene -deberíamos ver la crisis del coronavirus sólo como un pequeño anticipo de lo que traen consigo la crisis climática y la crisis energética- vamos a necesitar mucha, muchísima resiliencia y auto-organización desde abajo.

Y atención frente a los peligros que entraña reforzar el Estado sin más… Necesitamos imperiosamente mejores servicios públicos (y esto debe desembocar también en socialización de empresas y sectores económicos, organizando un sector público más fuerte y eficaz), pero nunca habrá sido tan difícil la tarea de ponerle bozal al Leviatán, y democratizar todo lo posible sus estructuras, como hoy… Nunca el desarrollo de un «capitalismo de vigilancia» (megacorporaciones privadas aliadas con Estados fuertes) ha sido tan peligroso como hoy. Si queremos verlo de forma gráfica, atención a lo que está sucediendo en Israel:

«La tecnología secreta de rastreo de móviles que utiliza el espionaje israelí va a ser utilizada para supervisar los movimientos de las personas infectadas por el coronavirus. El Gobierno del primer ministro en funciones Benjamín Netanyahu ha aprobado en la madrugada de este martes un decreto por la vía de urgencia que autoriza al Shin Bet, la agencia de espionaje interior, a hacer un seguimiento sin autorización judicial de los pacientes con Covid-19…»

https://elpais.com/sociedad/2020-03-17/israel-recurre-al-espionaje-para-vigilar-los-movimientos-de-los-infectados-por-coronavirus.html

 

Si se quiere en forma de consigna:  más y mejores hospitales públicos, más redes de solidaridad vecinal -pero no 5G.