acción colectiva

«En la mayor parte de los contextos sociales en los que ocurre el mal, la gente dice con razón que no hay nada que puedan hacer. Como individuos aislados no pueden hacer nada para cambiar las instituciones, los cargos de poder o las interacciones entre estados. Sin embargo, la responsabilidad política no trata de hacer algo en soledad, sino incitar a los demás para unirse en una acción colectiva. Cuando esto ocurre, y tiende a ocurrir de tarde en tarde, los participantes en el movimiento a menudo son los más sorprendidos por el poder transformador que descubren tener.” Iris Marion Young, Responsabilidad por la justicia, Morata, Madrid 2011, p. 105