conciencia de finitud

Ana María, una niña colombiana de nueve años, a su madre –a quien ve a menudo enredada entre libros, encerrada con libros–: “Pero ¿por qué estudian ustedes tanto si todos nos vamos a morir?”