dejemos de llamarlo universidad

Dejemos de llamarlo universidad. Dejemos de fingir que tiene algo que ver con el desarrollo armónico de las capacidades humanas, con el cultivo de todos los saberes que engrandecen la cultura, con el desarrollo de autonomía crítica en estudiantes y en profesores que tendríamos que llegar a ser ciudadanas y ciudadanos capaces de autogobernarnos.

Llamémoslo AE: Adiestramiento para la Empleabilidad. Las cosas, al menos, quedarán claras y nadie se llamará a engaño.