keiner hat das recht zu gehorchen

El presidente del gobierno del Reino de España puede decir que recorta porque se lo ordena Europa; el presidente de la Comunidad Autónoma de Madrid puede decir que recorta porque se lo ordena el gobierno central; y el rector de la UCM, o el de la UAM, pueden decir que recortan porque se lo ordena la comunidad autónoma. Pero lo que está teniendo lugar es el asesinato económico de un país, y los que lo ejecutan son cómplices. Alegar obediencia debida no es una circunstancia atenuante. Como decía Hannah Arendt en un contexto análogo, nadie tiene el derecho a obedecer.