la historia de nuestro amor

“No hay nada parecido a la pura observación objetiva. Tu observación, para ser interesante, para ser significativa, debe ser subjetiva. La suma de lo que un escritor de cualquier tipo pueda expresar se reduce sólo a algo de experiencia humana, sea un poeta, un filósofo o un hombre de ciencia. (…) No importa cuán lejos ni a dónde viajes –cuanto más lejos peor, a menudo–, sino cuán vivo estás. (…) Todo lo que un hombre puede decir o hacer que pueda tener alguna posible relevancia para la humanidad es, de un modo u otro, la historia de su amor; cantar, así, esta historia, y si este hombre es afortunado y su vida continúa, seguirá siempre enamorado. Esto es lo que significa estar vivo al extremo.”

  • Henry D. Thoreau, Diario (1837-1861), vol. 1, Capitán Swing, Madrid 2013, p. 347. Se trata de una anotación del 6 de mayo de 1854.