la tragedia política

cerca de Santiago Alba Rico, que conoce bien lo trágico en política

La distancia entre el ideal -cualquier ideal- y su materialización será siempre enorme. Tenemos sobre todo dos buenos recursos para enfrentarnos a esa situación básica: la piedad y el humor. Si no conseguimos canalizar por tales vías nuestro desconcierto y frustración, el resultado puede ser un auténtico desastre, o algo mucho peor que eso -si estamos hablando de ideales políticos. Lo trágico es que, en política, la dureza habitual de la confrontación -en sociedades patriarcales y clasistas- casi siempre excluye el recurso a la piedad y el humor, que podrían salvarnos. También, aquí, lo necesario imposible…