las manos sucias

No deberíamos temer ensuciarnos las manos: qué trabajo serio podríamos realizar si no… El problema es que, las más de las veces, quien declara su sacrificada disposición a ensuciarse las manos lo que de verdad está haciendo es hundir a los demás en la mierda.