no exagerar

No exagerar, insiste Juan Masiá. Y tiene tanta razón… Ya somos un animal de extremos –una mala bestia trágica, he escrito alguna vez— como para encima andar extremando. No exagerar.