no nos engañemos sobre el juego que estamos jugando

Sostener, como hace tanta gente, que “lo más importante de todo es el empleo” (en lugar de la vida buena de las personas, pongamos por caso) no es más que otra forma de decir algo así: “por favor, por tus muertos, déjame ser explotado/a” (desde abajo) o “tendrás muchísima suerte si me permito explotarte como trabajador/a precario/a” (desde arriba).