peces fuera del agua

 

peces fuera del agua

 

En una sociedad entregada a la fantasía utópica de que la economía puede funcionar como si la ley de la entropía no existiera, y con una política que parece aceptar que una minoría pequeñísima pueda engañar a todos los demás, sobre todos los asuntos, todo el tiempo –en una situación así los realistas ¿tenemos algún lugar?

 

El agua es hoy la mercantilización total de la existencia humana. Y los profesores de filosofía ¿tratamos de enseñar a ser peces fuera del agua? Ay…

 

 

 

peces fuera del agua, 2

 

Un amigo, profesor de historia del arte, me transmite la situación desconcertante que están viviendo sus estudiantes (de tercer curso en un grado universitario). Leyendo, contemplando, debatiendo y reflexionando han accedido a otro mundo: un mundo de valores (estéticos entre otros) más allá del valor mercantil. Un mundo de estupefaciente riqueza que, en nuestra sociedad tardocapitalista, está vedado a la inmensa mayoría. Ahora se sienten, de pronto, solos y aislados: ¿qué hacer con esos otros valores en sociedades donde los procesos de mercantilización avanzan sin límite? ¿Que son, según la clásica distinción de Karl Polanyi, sociedades de mercado y no sociedades con mercados? ¿Dónde las formas de subjetivación, cada vez más, son ahormadas por el capitalismo como subjetividades contables, mercantiles, construidas en torno a la razón instrumental y el cálculo de la utilidad individual?