ser ateo hoy

Ser ateo, hoy, es en primer lugar descreer de las promesas de salvación de la Tecnociencia (cada vez más férreamente uncida al capitalismo), que nos aseguran desde cada pantalla retroiluminada que logrará evitar el colapso ecológico-social y nos convertirá en dioses.