sólo lo ético es práctico

Sólo lo ético es práctico:[1] sólo obrar bien, a la larga, acaba funcionando. ¿Por qué es así? Básicamente hay dos razones. La primera es que somos simios supersociales, en cuya vida las dinámicas cooperativas importan mucho más que las competitivas. La segunda razón es que vivimos en un mundo sistémico, una realidad de realidades –la biosfera del tercer planeta del Sistema Solar- cuyos entes básicos son los sistemas complejos adaptativos, lo cual implica que por vías intrincadas las consecuencias de nuestros actos acaban recayendo casi siempre sobre nosotros mismos (entiéndase el “nosotros” en términos sociológicos, no individuales). Si se quiere decir de forma más colorida, el karma existe porque –como reza la primera de las “leyes” informales de la ecología de Barry Commoner- todo está conectado con todo.

 

[1] “Sólo lo ético es práctico” es una certera máxima de la jueza Margarita Robles (León, 1957). Véase por ejemplo su entrevista «Estoy cansada de discursos: contra la corrupción, más medios sin excepción», El Español, 13 de mayo de 2016; http://www.elespanol.com/espana/20160513/124487558_0.html