«suponiendo que no utilice un dispositivo nuclear…»

La nueva detención de Dominique Strauss-Kahn –acusado en Francia de proxenetismo— simboliza bien el nivel de degradación moral de nuestras elites. No por el “libertinaje”, ojo: la coerción ejercida muchas veces sobre las prostitutas sólo es una gota en el océano de violencia estructural y violencia directa sobre el que se apoya el dominio de esas elites –el comprador de mujeres es el ex director gerente del Fondo Monetario Internacional. En los mismos días de febrero de 2012, la periodista del New York Times Elisabeth Bumiller analiza opciones estratégicas de Israel contra Irán y despreocupadamente se permite escribir: “Suponiendo que no utilice un dispositivo nuclear, Israel posee bombas antibúnker de más de dos toneladas…”. Suponiendo que no utilice un dispositivo nuclear: la sangre se nos hiela en las venas. Están ya dando por sentado que las guerras del siglo XXI –que vemos venir, y no precisamente escasas— se combatirán empleando bombas atómicas. Aquellos simios al mando; y estas armas de destrucción masiva. “Estamos todos en peligro”…