un fragmento de Charlie Skelton sobre la reunión del «Club Bilderberg» en Chantilly, 2012

(…) ¿”Ocupemos Bilderberg”? Me encanta. El movimiento “Ocupemos” parece haberse dado cuenta por fin de que el problema no es el 1%, es el 0.001%. Son los chicos y chicos y lo que sea David Rockefeller que se reúnen en Chantilly a finales de esta semana. Muchos cientos de manifestantes se han comprometido a comparecer por aquí. Y quién sabe, puede que consigan arrastrar con ellos a los principales medios de información.

Históricamente, uno de los mayores problemas que ha tenido la gente con respecto a Ocupemos es que sus metas y exigencias han sido un poco, digamos,  «difusas». No es el caso de “Ocupemos Bilderberg”. Aquí se da en el clavo exactamente en la cabeza. “Ocupemos Bilderberg” es un activismo de precisión. Escogiendo justo el punto exacto y metiendo ahí la tijera.

«Nos negamos a pagar la crisis de los bancos» fue el grito de “Ocupemos LSX” [London Stock Exchange, la Bolsa londinense] este otoño pasado. Exigieron poner fin a que «nuestra democracia represente a las grandes empresas en lugar de al pueblo». Lo que Bilderberg representa es el hecho de que nuestra democracia SON nuestras grandes empresas. Y la política no es más que la estela tras la aleta del tiburón. (…)