«universidad a plazos», un artículo de rafael rodríguez prieto

«La universidad requería mejoras muy distintas de las que puso en marcha el Gobierno de Zapatero. De hecho, el PSOE del ministro Gabilondo no hacía otra cosa que asumir un plan de reformas que desde la UE auspiciaba una mayor participación de grandes empresas -especialmente bancos- en el «negocio de la educación», junto con la subordinación de la enseñanza superior a intereses mercantiles. Este proceso ha sido brillantemente estudiado en una tesis doctoral recientemente presentada por Francesco Maniglio en la Universidad de Sevilla.  El PP ha profundizado en la misma filosofía neoliberal y completado gran parte del trabajo. Lamentablemente, hoy está todo prácticamente consumado. Los universitarios hemos fracasado como colectivo en la oposición a estos cambios que generarán un futuro muy oscuro para la mayoría de las universidades públicas. En algunos casos, el problema fue el conformismo o la docilidad ante el poder; en otros, un tosco y provinciano papanatismo ante grandilocuentes y huecas palabras como «convergencia con Europa». Aquello que estaba mal no se ha corregido y lo que estaba bien se encuentra en proceso de demolición. Sólo sobrevivirán un puñado de universidades que por tamaño o financiación serán privilegiadas. Al resto les tocará ser universidades zombis; centros de secundaria bis con una financiación e investigación que menguará, proporcionalmente a la calidad y número de su alumnado. Terminará por expedir títulos de escaso valor…»