velocidad de escape

La Modernidad euro-occidental puede entenderse bien a través del fenómeno de la aceleración social, como propone Hartmut Rosa (aceleración que entre otras cosas es “una nueva forma de totalitarismo”).[1] Hoy, Silicon Valley y las demás fuerzas tecnolátricas sueñan con la velocidad de escape: por analogía con esa elevada velocidad que permite a un cuerpo escapar de la atracción gravitatoria de la Tierra (u otro astro),[2] sueñan con que la aceleración creciente del cambio tecnológico alcance la velocidad que permita escapar de los límites biofísicos y de la condición humana. El esfuerzo por materializar este wet dream nos lleva al desastre.

 

[1] Hartmut Rosa, Alienación y aceleración. Hacia una teoría crítica de la temporalidad en la modernidad tardía, Katz, Madrid/ Buenos Aires 2016, p. 105 y ss.

[2] Por lo demás, la expresión nos remite al conocido libro de Mark Dery Velocidad de escape. La cibercultura en el final de siglo (Siruela, Madrid 1998).