vida lograda

Tener metas, y alcanzarlas.

 

Saber que cuando logramos una meta no es en la forma que habíamos imaginado, y aceptarlo. (Aceptarlo como un caso particular, aunque muy importante, de una condición mucho más general: aunque traspasada de infinito, la vida humana está sujeta a límites.)